Than-yo's avatar

Than-yo

“Je rêve sur de mots, voilà tout”
Hay una cosa que se llama tiempo, hay una espiral que me envuelve. @thanyri

Nacimos para movernos, nacimos para andar, nacimos para ser libres. No estamos aquí para atarnos uno a otro, no quiero ser una cadena en tu vida. Quiero ser la que te suelte, quiero ser la que te invada sin que dejes de ser tuyo. Quiero ser a quien tú ames, pero quiero que seas libre de elegirlo.

Estefanía Mitre  (via unabuenaputajamasseminimiza)

Nunca sabrás cuanto coraje debe tener alguien con el corazón roto, para volver a confiar en el amor una vez más.

Señales de Advertencia, Una Escritora Amateur (via una-escritora-amateur)

Desde que aprendí a amarte, la puerta de mi alma ha estado completamente abierta
a los vientos de las cuatro direcciones.
La realidad llama al cambio.
El fruto de la conciencia ya está maduro,
y la puerta nunca puede cerrarse nuevamente.

Thich Naht Hanh (via alxndro)

Toda mujer debería explorarse para amarse. Es bueno dejarse llevar por los impulsos, saciar esa sed de pasión, apagar el fuego interior. La naturaleza sensual y provocativa de una mujer no debe se negada ni reprimida, al contrario, debe ser alabada y amada. Ese fuego interno es el que nos vuelve fuertes. Esa pasión a flor de piel cura heridas, comienza historias. Esos impulsos nos muestran lo que queremos, lo que anhelamos muy adentro. Es bueno desconocerse, hacer lo que jamás se ha hecho. Siempre hay una primera vez para todo. Explora el mundo que tu quieres construir. No tengas miedo, la vida es más que lágrimas y cuentos de hadas.

El corazón de una mujer (Pamela)

A veces me pregunto si algún día seré feliz o si mi destino es ser siempre una persona rota desahogándose entre letras.

Alma de Colibrí (via alma-de-colibri)

Nadie puede convencer a otro de que cambie. Cada uno de nosotros custodia una puerta del cambio que sólo puede abrirse desde adentro. No podemos abrir la puerta de otro, ni con argumentos ni con apelaciones emocionales.

Virginia Satir (1916-1988)

Sufro de alegrías instantáneas y de tristezas exageradas.

Julio Venori.     (via hachedesilencio)